Follow by Email

jueves, 14 de septiembre de 2017

Vidas y VIDA

Todos somos habitantes de la Tierra. 


   Lo que no equivale en la práctica a ser poseedores legítimos o tener derecho a vivir en un lugar de ella, llegados a un extremo.
Quien se ha otorgado el derecho -¿irrefutable?- a un territorio en propiedad, no sabemos dónde ha conseguido el permiso de adjudicación. Ni quién tiene la potestad de concedérselo. Y quién le a dado a este otro esa potestad.
   El mero hecho de llegar a un lugar y aposentarse en él ¿Ya nos infunde el título de propietario? Un lugar por donde otros también han pasado y pisado. Donde han podido nacer o morir.
   Si hablamos de pertenecia, casi puedo decir que los mares son de los inmigrantes, ya que tantos miles y miles eligen desesperadamente y sin desearlo, descansar en sus fondos, como las esperanzas abortadas de sus sueños.
   ¿En qué se basan las leyes de propiedad? ¿Y de frontera? ¿Quién delimita los centímetros de línea divisoria entre países? 

   Que un solo paso mío decida si soy de un estado u otro me parece iluso ¡Sigo caminando por mi planeta!
   También me deja anonadada la diferente graduación que tiene la vida humana, dependiendo del lugar, las circunstancias, la raza, el status, las creencias, de quienes las viven.
   Un valor tan alucinantemente arbitrario, que no tienen ni pies ni cabeza.Una vida es una vida, sea  de quien sea y dónde y cuándo sea.
   ¿O acaso nacemos con la corona de rey puesta, los vestidos de algún rango magnificente o los harapos de pordiosero? ¿O de otro modo que de una madre rica o pobre o como sea que fuere?
   Nacemos desnudos y nos marchamos dejando hasta lo que solo consideramos cuerpo hasta entonces viviente.
   La inconsistencia de los argumentos sobre los diferentes grados de vida me hace sentir descolocada e incrédula.
   En un planeta lejano encuentran posibilidad de agua y "¡Hay vida!", exclaman los científicos. 
Y en nuestro planeta hay VIDA. Con mayúsculas. Una VIDA múltiple, exquisita, plural, multifacetada.
   Una VIDA que no somos realmente capaces de controlar y, lo que es peor, comprender y respetar.

   ¿Y quién tiene derecho a decidir sobre la vida de otro?¿Quién se lo ha concedido? ¿Es "legal"? ¿Acaso no existen leyes que nos incluyen a todos?
   ¿Y qué diferencia hay entre un asesinato terrorista y una inyección letal en la pena de muerte? El modo y el motivo no alteran el resultado: MUERTE. Ocasionada por unos que se creen con derecho a arrancar la vida a otros, sean como sean o hayan hecho lo que hayan hecho estos otros.

   Parece que disfrutamos marcando territorios, diferenciando modos de vivir como si fueran extraños entre sí, cuando no son sino simples improvisaciones de un solo tema : La VIDA.
   ¿Tiene diferente precio la vida de un "intocable" de la India y la del heredero de la corona? ¿Es más indigno en esencia el hijo de una violada que el de una famosa y riquísima actriz?
   ¿Deja de ser un "heredero legal de la Tierra" aquel que, habiendo sido rico y poderoso, pierdo todo y queda en la miseria? Sigue siendo un habitante del planeta.  Una vida en la Vida.
   Si me estorba el vecino, le pego un tiro y acabo con él y me siento aliviado de la molestia y, tal vez, tentado de apropiarme de "sus pertenencias"... Fácil si yo me considero con derecho a ello y considero al vecino sin ese derecho a vivir y a nada , pues es un fastidio...
   Muchos miles, cientos de miles, millones de personas son consideradas "bastardos terrestres", a pesar de haber nacido TODOS en la TIERRA.
   Y los bastardos no son merecedores da habitar en el mismo lugar que los correctamente dignos y auténticos terrestres. Marcados como tales por la cantidad de recursos o aceptación en las sociedades-civilizaciones donde "aterrizan".
   ¡Me niego a catalogar a cualquier habitante de nuestro planeta! Es más... Estoy decidida a contestar a la siguiente persona que me pregunte de dónde soy: 

" Soy de la Tierra ¿Y tú?"



martes, 8 de agosto de 2017

De 8 e Infinitos


         He tardado dos años, ahora que lo conciencio y observo, en volver a escribir en mi blog.

      Tal vez me demoré por el anhelo de tener un motivo rompedor y resolutivo. Esa ansiosa esperanza que, a medida que han pasado días, meses y ahora, años, se ha ido convirtiendo en atonía y pasmo espantado.

     La velocidad en la que estamos inmersos es contradictoria y ambigua ¿Nos lleva a alguna parte el ir de un lado a otro? ¿Avanzamos realmente haciendo miles de cosas, planeando miles de metas, devorando información sin digestión adecuada?

     Me hubiera gustado (¡tanto!) poder anunciar que hemos crecido definitivamente. Así, con contundencia, convencida y feliz... ¡Que el 8 se tumbaba y ya es "infinito"! 

     Los hechos me remiten a lo contrario, ya que he permanecido cada vez más muda y anonadada ante lo que acontece cada instante en nuestro planeta. Nada de lo que pudiera decir estaba para cogerlo ni con pinzas.

     Esto no quita importancia a los seres que sí son conscientes y están y se sienten comprometidos con la Tierra y sus habitantes y tratan de actuar en consecuencia y con coherencia y honestidad.

     En términos generales, seguimos siendo una especie de ganado alimentado con sebo, alienado, prisionero, programado para terminar en el horrendo matadero de la ignorancia-desesperanza.

     Aumentan los crímenes, los atentados y guerras, las mentiras, la manipulación descarada, la pobreza, la enfermedad, las desigualdades...

     Y, en vez de construirnos como individuos, es decir, como no divididos, nos hemos "tecno-idiotizado" (los que podemos tener acceso a esto, claro) mediante un onanismo tecnológico adictivo-compulsivo, que, ahora, está dando lugar incluso a nuevas enfermedades: problemas articulares en hombros, codos, cuello, manos, dedos y muñecas por exceso de manejo del móvil o el ratón del ordenador o dependencias del móvil  (Nomofobia) o de las redes sociales, con síndrome de abstinencia acusado.



     Redes sociales... ¡La mayor pesca de insensateces psicodélicas y fatuas! Con perdón.

     Es verdaderamente asombroso que, lo que nos debería guiar al verdadero progreso y las verdaderas conciencia y vida saludable, esté conduciéndonos a la auto extinción. Nosotros que somos "el único ser inteligente del Universo". Visto queda y comprobado que así es.

      Sí...La inteligencia brilla por su ausencia. Es mucho más evidente y contundentemente meridiano que hemos perdido la noción hasta de nosotros mismos.
     Nos empeñamos en que el roble crezca tan rápido como la zanahoria y sin cuidarlo, ni regarlo ni acordarnos de dónde lo hemos sembrado.

     Podría decirse que los milagros existen. Que el planeta no se haya ido al carajo todavía, que no se nos hayan olvidado del todo los abrazos o que sobreviva la solidaridad, es verdaderamente asombroso.

     Tratamos al planeta como un estercolero. Al vecino como a alguien de otra dimensión. A la labor diaria como un ensamblado agotador de piezas que no son conectables.

      El 8, pobre, no puede "tumbarse a la bartola" y descansar, sabiendo que ya puede catalogarse de infinito.

      Su sueño. Y el mío, cuando no me invaden las pesadillas de que ese 8 se parte por la mitad y se vuelve dos ceros 0-0. No sé si a derecha o izquierda porque, se sumen como se sumen siempre será 0.
     Si uno de esos 0 fuera o generara con el otro la puerta o el símbolo de la apertura al vórtice del progreso de la Tierra ¡Sería agradablemente nulo y prometedor! ¡Adorable! 

      Sí, ya sé, tal vez resulte un poco surrealista, es que soy sinestésica.

     Me gustaría volver a escribir aquí y a menudo. Ya sin grandes expectativas, simplemente por el placer de compartir mis reflexiones. Aunque no haya nada memorable que celebrar o comunicar. Al verdadero progreso lo atisbo casi inalcanzable. Por ahora.

     Tal vez lo haga. Hoy es el recomienzo. Será que todavía creo en la bondad que anida en el ser humano, en la buena voluntad de serie que traemos en cada uno de nosotros, en el Arte que nos reconecta con nuestra auténtica esencia y en los poderes sanadores de la Naturaleza y el amor.

    ¡Qué fenomenal que todo esto se hiciera "viral" y con tanta facilidad e inmediatez como lo hacen vídeos, fotos, tuits o WhatsApps!

     P.D:  Confío en que se nos vaya pasando la idea de encontrar otros planetas similares para hacer con ellos lo mismo que con el nuestro y sin tener en cuenta que, no solo pueden estar esperándonos bacterias, virus y hongos, sino los propios dueños de esos planetas que, creemos, pueden ser nuestros atracándolos sin más y considerándolos sin vida que nos haga competencia. Eso en el caso que podamos llegar a ellos.

     Como la Tierra debe parecer a otros. Así que, si nos invaden, será porque han creído que aquí no hay vida y todo el monte es orégano...


sábado, 8 de agosto de 2015

DEMASIADAS "FECHAS SEÑALADAS"

 


          Ante el gran auge de fechas remarcadas, que ya no solo corresponden a fiestas nacionales o locales y/o celebraciones religiosas o institucionales, sino al juego numerológico de las cifras repetidas...¡No puedo menos que sentir una extraña inquietud-congoja que roza el rechazo!
   
      Hoy "8-8-8", hay un gran movimiento mundial de grupos y asociaciones que, con la aureola y la marca "New Age", intentan reunir a un gran número de personas para meditar y "abrir portales de luz" en lugares "mágicos".
   
        Confieso que ese empeño me parece hartamente peligroso. A muchos niveles. Sobre todo el mental-emocional, que no es el único ni más importante, pero sí el más evidente.
  
      Bien que la excusa es que estamos en unos momentos de especial crudeza en cuanto a guerras y violencia, crisis económicas, desgracias por desastres naturales, atentados, hambre, enfermedades y necesitamos encontrar una salida, mucho consuelo y esperanza y gran valor de superación.
  
       Pero, de algún modo, siempre esperamos que "desde allá arriba" nos solucionen los asuntos que sólo nosotros podemos resolver, comenzando por nosotros mismos. Olvidamos que el cultivo personal en todas nuestras facetas, que son muchas, es fundamental para luego realizar una labor grupal.
  
       Un ejemplo muy querido para mí es el de la orquesta musical. En ella cada músico, en solitario y con tesón, practica y aprende su parte. Luego, cuando todos los músicos ensayan o salen a escena,  primero afinan sus instrumentos todos a una. Y después se dejan llevar dulcemente por la batuta del director.
          Ni que decir tienen que todos están ensayando y tocando la misma sinfonía y que el director conoce cada tramo de la misma y la función de cada instrumento en ella a la perfección.

         ¿Es eso lo que hacemos cuando nos reunimos a meditar o a "trabajar con los canales de luz"? ¿Cada persona del grupo tiene una labor de autocrecimiento consistente y una voluntad de verdadera apertura y cooperación?¿Se logra una sintonía perfecta en las multitudinarias reuniones?

             Y, otro detalle importante...Quien dirige el evento ¿Está en la sintonía acorde con el propósito y los participantes? ¿Dirige o manipula?


            Ahí está el quid de la cuestión.

          A veces los mecanismos de manipulación son tan sutiles que nos dejamos influenciar bajo la apariencia de la más sacrosanta espiritualidad.

           Dudo que sea posible el verdadero progreso si cada ser que participa en él no alcanza el grado de desarrollo adecuado con la conciencia necesaria para ello.

          Se producen entonces verdaderas catástrofes a nivel mental-emocional y, permitidme decir que también astral y kármico. Considerando el Karma como "Acción-Consecuencia" y no como "castigo".

          Si un niño manipula un arma puede herirse o herir  a otros creyendo que es un juguete.

         Y es así como se me representa este asunto de la "numerología programada" y el afán de "abrir canales de luz", "elevar vibraciones" y otras cuantas cosas más que suenan estupendas pero pueden resultar tremebundas.

     Debemos tener en cuenta que, aunque confiamos en fuerza más elevadas por considerarlas más capaces, dichas fuerzas elevadas pueden tener propósitos que se nos escapan, ya que apenas conocemos en qué consiste el entramado ¿Es todo "inmaculadamente luminoso" o hay más...?

        ¿No usamos nosotros mismos el progreso tecnológico y la Ciencia para la guerra y el conflicto de poder o para asuntos que son menos importantes que el Bienestar y la Justicia? ¿Y qué me decís de los impuestos y tasas bancarias? ¿Se usan para mejorar las condiciones de los ciudadanos o para que unos pocos "listos" se den "la vida padre"?

        A otros niveles más sutiles las energías pueden ser tanto o más poderosas, pero no podemos captarlas con nuestros sentidos físicos. Ello no es óbice para que estén y actúen.
      Esas "energías" pueden alimentarse de nuestro miedo, ira o anhelo espiritual ¡Sin que lo sepamos!  Y tampoco sabemos cómo luego estos asuntos son usados.

        Me viene a la mente a este respecto el oscuro tema de las marcas de ropa o tecnología que usan esclavizadamente a sus empleados pagándoles miserias y dejándolos exhaustos para luego hacer ganancias millonarias cobrando al comprador cantidades alucinantes.

          A nivel terrenal en el asunto del "espíritu", las sectas son vivo ejemplo. Y en ellas se han dado tremendos casos de suicidios colectivos o aberrantes abusos sexuales, precisamente usando la parte inocente-ignorante de cada miembro bajo la  hipnótica promesa de "alcanzar el Paraíso".

         Cedemos nuestro poder sin conocer el alcance que tiene ni el estado en el que lo entregamos y el precio que esto conlleva.

         Por mi parte, aunque adoro la Numerología y me encanta jugar con los números, incluso tomo en cuenta los portales y sub-portales...¡ Me niego a hacer de esto un rito-ofrenda-manifestación y menos en grupo!

       Porque hay mucho que cultivar en cada uno de nosotros en solitario y con honestidad antes de lanzarnos a "salvar la Tierra", sin conocer nuestras verdaderas herramientas y tenerlas afinadas y a punto para tal fin.

domingo, 17 de mayo de 2015

PROMESAS


TIEMPO DE "PROMESAS"...¡ELECTORALES!

Promesas...
Es un tiempo donde la ambición de conseguir poder hace prometer a los aspirantes a él las metas más imposibles y espectaculares.
Véase a los políticos llenándose la boca con falaces utopías , en discursos acalorados y fervientes, para que un pueblo desencantado y derrotado caiga en la trampa de confiar en ellos.
Por ahora, la única promesa que me creo es la del propio Sol, que nos da la seguridad de que brillará para nosotros durante un largo tiempo.
 

jueves, 15 de enero de 2015

TECNOLOGÍA, INTELIGENCIA y CONCIENCIA

Asociamos el progreso casi exclusivamente al avance tecnológico, la proliferación de aparatos  y sistemas y su uso por la mayor cantidad de personas en el planeta.
Nos parecen muy inteligentes quienes saben manejarse entre IPhones, tabletas, portátiles de última generación o videojuegos 3D…
Es alucinante ver cómo los niños agarran una tablet o un teléfono móvil con cortos años y lo manipulan como si lo conocieran desde siempre.
Y es como si nuestro avance como humanos estuviera ligado tan solo a estas cuestiones, haciéndonos considerarnos el ombligo del Cosmos por esta proliferación de medios de divertimento, negocios y comunicación.
Se le coloca el apelativo “inteligente” a un coche que aparca solo, a un reloj que sirve de portátil o a un alimento o crema de cosmética que lleva nutrientes y elementos que, nos aseguran, nos ayudan a estar fuertes y sanos y más bellos…
Se le añaden a los alimentos Bífidos, Omega3, Calcio, Oro, Oligoelementos y etc., con el afán de que en un solo sorbo o bocado del producto, nos llenemos  de perfecta energía vital.

Pero por mucho que queramos disfrazar todo esto de avance en la humanidad, para mí y es solo mi opinión –visión del asunto,  es un modo más de embrutecimiento, adicción y delirio irreal.

No veo que se haya desarrollado en igual medida la solidaridad, la compresión, la tolerancia, el respeto a la diversidad, la colaboración, la búsqueda del beneficio común, la paz interior y exterior y, englobando todas estas cualidades, la conciencia.
La conciencia de quienes somos y qué papel tenemos en el planeta y en la vida.

Típico ejemplo es el ver cómo, hasta en los lugares más remotos  y con  inesperados usuarios, se prefiere grabar con el móvil el accidente o atentado que se está presenciando antes que auxiliar o remediar a los que lo sufren. 

Para rematar,  se sube a YouTube y se vuelve viral, porque una morbosa atracción por ser espectadores inanimados pero sorprendidos y  meneados por estos acontecimientos. En plan Circo Romano… ¿verdad?

No parece ir con nosotros. Incluso me atrevo a decir que disfrutamos sádicamente del horrendo espectáculo de sangre derramada, cuerpos destrozados y ejecuciones sumarias. Que los medios de comunicación se encargan de repetir en todos los ángulos, noticias y retransmisiones posibles, curiosamente, dando siempre la misma interpretación o, incluso, anunciando datos erróneos  según se copian unos de otros en dicha información. Porque no parece haber cabida para los reporteros valientes que sí desean contar la verdad de los hechos.










La tecnología sin conciencia y al servicio de una inteligencia selectiva y adicta a creer que todo es virtual y “videojugable” es un peligroso modo de generar guerras, enemistades, enfermedades psicológicas, suicidios y todo tipo de aberraciones y torturas. Por sí misma no nos hace crecer en nuestro ser, solo en algunas y no muy variadas habilidades. Y entre ellas, no nos estabiliza el mundo emocional sino al contrario y nos altera y resetea el campo mental, para que parezcamos más máquinas que seres que sienten, gozan y padecen.

Nuestra mirada se adapta al pequeño diámetro rectangular de una Tablet o un teléfono de la última hornada de las grandes marcas y esto se vuelve nuestro mundo.
Es más importante contestar una llamada o leer un WhatsApp que conversar o estar atentos a lo que estamos haciendo, como es manejar un volante.

Encuentro especialmente hilarante el ver a un ciclista hablando por el móvil mientras pedalea o el que una señora empuje el carro de la compra en el supermercado con el vientre o la cadera mientras trata de contestar el WhatsApp que le acaban de mandar.

Me pregunto si este tipo de progreso no nos está llevando a más desesperación, ignorancia y abulia.
Queremos estar vitales y supremamente energéticos e invertimos nuestro tiempo y atención a algo que nos altera las ondas cerebrales, nos roba horas de sueño, tranquilidad y nos entorpece los pensamientos creativos caleidoscópicos.

Y conste que soy de las que está encantada con la música de sintetizadores y los vídeos 3D. Cualquier cosa que estimule mi imaginación, que abra mi percepción a nuevas perspectivas, que incremente mi curiosidad por saber cómo funciona el mundo y sus seres…¡¡¡Me entusiasma!!!

Sería una gozada que usáramos la tecnología para unir pueblos y caminos, para borrar fronteras y comunicar corazones y sueños. Para viajar verdaderamente a las estrellas y aprender de otras razas y existencias.

El síntoma de que eso puede ser el mejor modo de progreso, lo tendremos cuando cesen las violencias y las desigualdades, cuando todos podamos ser considerados Ciudadanos de la Tierra de Pleno Derecho.

Con todos quiero decir todos los humanos, animales, plantas, elementos y vida entera que estamos asentados en este privilegiado enclave de la Vía Láctea…